Donde el corazón te lleve

El título original: Va’ dove ti porta il cuore. Es una novela de la italiana Susanna Tamaro, que,al parecer, ha batido récords de lecturas. El tema no es nuevo; el problema existencial nos apabulla y estamos siempre con preguntas.Pero, en el fondo, es un canto a la vida que se nos escapa.Nada nuevo, pero sí el recuerdo de lo que hicimos y haremos, y así vamos dando tumbos sin que sepamos el final.El hado nos persigue y no podemos pararlo.

La novelista descorcha el título en las últimas lineas:”Y luego, cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer, o te metas en uno cualquiera al azar: siéntate y aguarda. Respira con la confiada profundidad con que respiraste el día en que viniste al mundo, sin permitir que nada te distraiga:aguarda más aún. Quédate quieta,en silencio,y escucha a tu corazón. Y cuando te hable,levántate y ve donde él te lleve”. Qué difícil expresión: cuando te hable el corazón, levántate y ve donde él te lleve. Probablemente si hubiéramos hecho esto el mundo sería otro y nuestra forma de respetarnos otra.

En sí, se trata de una carta-diario-testamento de una abuela que hizo de madre que comienza el 16 de noviembre y termina el 22 de diciembre, fecha esta última escogida a propósito por la espera de la Navidad en el mundo cristiano.Se lee de un tirón porque nace del corazón, de la generosidad,de la sangre,de la verdad, del testimonio, de la cruda realidad, de la visión de generaciones distintas, pero que en ellas subyace que la primera revolución que hay que realizar es dentro de uno mismo y que las raíces y nuestra manera de proceder ha de tener la misma medida. La consistencia de ambas deben estar cohesionadas para que cuando se presente el viento huracanado no nos destroce. El problema, entonces, radica en cómo ordenar los pensamietnos y alardear de la frase clásica “conócete a ti mismo”(γνῶθι σεαυτόν,estaba en el pronaos del templo) que los griegos-se atribuye a Heráclito, Pitágoras, Sócrates, Femonoe, etc.- propalaron hace ya muchos siglos. La pura conciencia se levantará y nos guiará como maestra de la sabiduría.

Dictats. Obra completa de Ausiàs March

La editorial Cátedra, siempre atenta a la obras inmortales, acaba de publicar lo que ya necesitábamos en edición bilingüe: la obra completa de Ausiàs March -1400-1459- (1). La voz del poeta valenciano después de seis siglos, aún pervive; la modernidad se da cita en su poesía. La edición nos muestra el texto original de los Dictats. La lectura es placentera tal vez porque venga la traducción en prosa. De cualquier forma, es una lectura obligatoria en todos los sentidos; desde luego, yo me siento más seguro, me aportan más,  incluso estilísticamente, las obras clásicas. Es algo gratificante. Ahora que el tiempo se detiene-las vacaciones son para llenar las alforjas- es cuando la mente está más lúcida para la entrega a la lectura y, por ende, a la reflexión.

Si bien estamos ante un gran poeta, llama la atención-aunque no tanto, dado su cristianismo bíblico-agustiniano- el concepto de mujer que tenía (“Si com Adam pres mal del vedat gust / com sa muller li mostrá mal camí / dient…-Como Adán conoció el dolor por probar el fruto prohibido cuando su mujer le mostró el mal camino diciendo…)”. No vale escudarse en que así está descrito en el Génesis y que la poesía trovadoresca arremetía de igual forma si rechazaba a un hombre o la dama le traicionaba con otro. La actitud misógina no se puede aceptar venga de donde viniere y menos desde los evangelios; es decir el verdadero cristianismo, no el que la jerarquía de la iglesia, incluso santos han pregonado.

Así  y todo, los estudiosos de su obra han consignado ciento cinco poemas de amor de los ciento veintinueve que conforman la obra de Ausiás March. Su testimonio referente al amor nos lo describe como algo espiritual más allá del deseo sexual (“Hay muchos hombres en el mundo que no han entendido mis versos-y aún muchos más que no han oído hablar de ellos-; nadie quiere creer que, en medio de lo amores viciosos, el honesto se esfuerce en mi por independizarse de los deseos enemigos que lo tenían  sometido, y produzca su efecto maravilloso. Al igual que en el agridulce no se distinguen los sabores que lo componen, así se mezclaban mis deseos cuando ella vivía , XCIV, pág. 683”). Así configura el poeta toda su obra, en la que separa el amor humano del deseo sexual.

De la edición, sorprende o me crea confusión cuando su hacedor mantenga que “Ausiás Mach, en cambio, fundó la poesía catalana moderna cien años antes…”, cuando antes había escrito que el poeta “no ha dejado en su obra ninguna afirmación sobre su idioma, se identifica como valenciano en los poemas…”; y a continuación “lengua materna valenciana” (pág. 87). Como la dualidad valenciana-catalana nos llevaría lejos, y aún así siempre habrá un pero….., lo ideal es que nos acerquemos a esta poesía sin anteojeras de “Mosén Ausiás March, el qual aun vive, es grand trovador, e hombre de assaz elevado spíritu”.

 

 

 

 

 

 

 

 

March, A., Dictats. Obra completa. Madrid, Cátedra, 2017, 1138 págs.

La última novela de Luis Goytisolo

He hecho un alto en la relectura de Bella del Señor-terminé la primera parte-para leer el último libro de Luis Goytisolo, Coincidencias, 2017. Muerto su hermano Juan, vuelve a hablarse del Premio Nobel para el novelista-académico; escribo esto porque hace algún tiempo-unos siete u ocho años- asistí a una conferencia en la que el protagonista fue un escritor sueco y desgajó que Luis Goytisolo sonaba en Suecia para  el Premio; al final, en el coloquio sugerí que también se tuviera en cuenta a Juan Goytisolo; que se diera, por vez primera, a dos galardonados; hubo silencio, y el escritor sueco me contestó: “tomo nota”.

Mas allá de estas consideraciones, Coincidencias-aun reconociendo que está muy bien escrito para lo que se publica hoy-, hay que felicitarse, pero me quedo con sus novelas de los años ochenta-noventa; ¡cuidado!, entiéndase bien, el libro se lee con delectación, aunque como podemos observar en la contraportada es atípico. Cuando comienzas la lectura piensas que no es una novela; al terminarla, te surgen las dudas; piensas que todo este torbellino son hechos que ocurren hoy, y que además la estructura de la narración se atiene a ese común denominador como son los personajes que participan bien cohesionados. La dependencia del móvil, las fantasías de los jóvenes, las clases altas, los automovilistas cabreados, hombres de negocios, desayunos en hoteles, erotismo, pijos, medio ambiente, hacer la calle, camarera de hotel, despedidas de soltera, ecología, etc.; todo este abigarrado mundo forman lo que se denomina una novela coral. Todo,  un alarde de sabiduría con una escritura rayando la perfección.

Miguel Hernández en el 75 aniversario de su muerte en los cursos de verano de la Universidad Complutense

En realidad, el título del curso fue “Saber escribir: de la literatura al periodismo digital (Miguel Hernández en el 75 aniversario de su muerte)”. Así fue el título del curso, por tanto dejo la incorrección lingüística, tan propia hoy en títulos y, sobre todo, en informaciones en casi todos lo organismos públicos; necesitamos filólogos activos, y esto no es ser purista sino acatar normas emanadas de la R.A.E., que para eso está y mantenemos, bien es cierto con más bien poco.

Este año los cursos de verano de la Universidad Complutense se celebran solo en un ámbito universitario, en la Universidad María Cristina de San Lorenzo de El Escorial. Lo más sorprendente es que vamos a menos en cuanto a las personas que asisten, al menos del 3 al 7 de julio de 2017. El hecho de que las becas ya no son aquellas, en las que incluía todo, pueda que influya; pero, también, quizá, la cuantía de los cursos sea alta para los tiempos que corren.

Me encantó la salutación-charla de Jesucristo Riquelme, adalid de la obra hernandiana, sobre todo del teatro-quizá lo negativo fuera que lo suyo no es declamar, tal vez porque la voz no le acompañara ese día- en lo demás estuvo sublime, sobre todo en el conocimiento y la palabra exacta, que no es tan común en los cursos de verano; claro, y no leyó; esto de por sí es novedoso; felicitaciones mil. Deslindó lo que algunos no quieren entender, la poética erótica de la carnal; sin duda, el poeta se decanta por esta; pero canta la erótica al no poseer aquella.

Jesucristo Riquelme se introdujo por la tríada “viento divino”, “viento del pueblo”, “viento huracanado”; aquí vimos al gran Miguel; sin olvidarnos de la hondura de Perito en lunas como ruptura, irreverencia, ludismo, vanguardia con el estandarte gongorino.

El otro escritor invitado con renombre fue   José Luis Ferris  si bien estuvo rayando la perfección en su conferencia y más en su declamación,  solo dedicó unos veinte minutos al tema propuesto: “Las relaciones del poeta con la Generación de 27”. En el debate posterior, desentonó la secretaria.

El curso se presentó con arrogancia: “Seremos gargantas que proclamen a los vientos las figuras de los genios que leemos para aprender sus periodismos y sus literaturas”. Percibí que lo de periodismo-literatura fue como un añadido, sobre todo el último día; fue para cubrir el curso, lo más simple sin que se aportaran ideas de sus inicios, su desarrollo, lo que es hoy o lo que puede ser mañana, y sobre todo por qué es un género; las ideas que han vertido los periodistas-académicos desde el siglo XIX hasta los dos últimos que representan dos tipos de periodismo. Aquí, la Academia estuvo atenta en la elección.

Tarde lluviosa

Tarde lluviosa,que se agradece después de días de calor; siempre es reconfortante un término medio; pero este torrente permanente de agua viene bien a la sierra madrileña en muchos aspectos; también es poético oír el ruido de la lluvia en sitios espléndidos, y, sobre todo  en un ámbito universitario como es la universidad “María Cristina” de San Lorenzo de El Escorial.