Lope de Vega en el teatro de la Comedia de Madrid

Nos tenemos que felicitar por la vuelta del Lope todopoderoso-en su tiempo se parodiaba el Credo de los cristianos: “creo en Lope de Vega, todopoderoso, poeta del cielo y de la tierra”- a los escenarios, esta vez con la obra El perro del hortelano, basada en un hecho popular que convierte en una de las cimas del teatro universal. Digámoslo sin miedo, que la palabra se valga por sí misma, y hagamos oídos sordos a los chascarrillos que, a veces, se cuentan en la docencia y en el periodismo tanto escrito como oral; estos son los alicortos, los de sin ideas, los que no lo leen, los que no saben, a los que les da miedo enarbolar su poesía y su dramaturgia, en donde han bebido poetas, novelistas, dramaturgos y cineastas. La Generación del 27 le tuvo como maestro. En 1935 con motivo del tercer centenario de su muerte, la revista Cruz y Raya publicó un número en homenaje a Lope que incluía una notable antología de poesía y el auto de La Maya. 

Sí sabemos dónde se enterró, pero su sepultura desapareció-sus restos fueron revueltos en fosa común-; bien es cierto que el duque de Sessa pagó los funerales, que duraron nueve días; la capital se paralizó. Madrid entero se sumó al entierro que tuvo lugar en la iglesia de san Sebastián; en este rincón geográfico donde nació, la cultura siempre ha sido signo de provocación y eso que él y tantos han hecho lo posible para que no fuera (¿se puede ser libre sin cultura?).

Con esta obra, triunfa el amor más allá de todo convencionalismo, como también fue el suyo al final de su vida; ya sacerdote, le arrebataron los ojos verdes de Marta-esos ojos en los que Lope se miraba-, no le importó ni la diferencia de edad-30 años- ni que fuera casada, ni el hecho  de que ya estuviera consagrado a Dios; pidió dispensa y se fueron a vivir juntos. He ahí una persona ebria de amor; por eso, cuando muere Marta, dos años antes que él cincela los versos más emocionantes y sentimentales(“Resuelta en polvo ya, mas siempre hermosa  (….). Permíteme callar solo un momento, / que ya no tienen lágrimas mis ojos /  ni conceptos de amor mi pensamiento”).

No me cansaré de repetir que como poeta y dramaturgo es el más grande en lengua castellana; exactamente como W. Shakespeare en lengua inglesa. Si Lope hubiera nacido en Gran Bretaña, los dos serían, hoy, los mejores como poetas y dramaturgos universales; y eso sí, Lope estarían enterrado en Wenstmister Abbey, o el pueblo donde hubiera nacido se convertiría en asombro e irían en peregrinación a postrarse ante el autor.

Y cómo no decirlo, ya en el bachillerato y después en la licenciatura en Filología siempre me impresionaron los versos dirigidos a Marta que ante su ceguera y locura la cuidó hasta su muerte, esto se llama fervor ante un ser querido; por eso, el excelso poeta-para José Hierro era divino- ante su muerte desliza la pluma y escribe: “No quedó sin llorar pájaro en nido, / pez en el agua ni el monte fiera, / flor que a su pie debiese haber nacido / cuando fue de sus prados primavera; / lloró cuanto es amor, hasta el olvido / a amar volvió, porque llorar pudiera, / y es la locura de mi amor tan fuerte / que pienso que lloró también la muerte”. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s