Es tiempo de reflexión. Tempus tacendi. Don´t talk. It´s better

Tempus tacendi” when

no acertamos con la abreviatura de etcétera (no es etc sino : , etc.).

Cuando escribimos con una rayita  tercero en vez de 3º.

Cuando escribimos UD en vez de U. D.

Cuando entrecomillamos las obras ( no es “La Fontana de Oro” sino La Fontana de Oro  o La Fontana de Oro (subrayada).

Cuando entrecomillamos una revista o un periódico (“El País”, “La Gaceta Literaria” en vez de El País, La Gaceta Literaria). No vale decir “es que me lo ha enseñado así”.

“Cuando no sabemos acentuar (por ejemplo no es Galdos,fué,vió sino Galdós, fue,vio).

Cuando no distinguimos entre ” si no ” y “sino”.

Cuando usamos el gerundio de posterioridad, reprobable no solo para el profesor/a.

Cuando creemos que sabemos más que el que examina.

Cuando no distinguimos entre realismo y naturalismo o escribimos que es doña Emilia quien introduce el naturalismo en España. Antes de sus novelas La tribuna (1883), Los pazos de Ulloa (1886), La madre naturaleza (1887)-aun reconociendo que estas dos últimas están consideradas como las más representativas del naturalismo- ya se había publicado La desheredada (1881) del más grande todos. La propia Pardo Bazán la encomia como la primera novela naturalista y destaca el talento magistral “en la expresión de sentimientos y pasiones”. Sin olvidarnos que también permanecen en este cajón Lo prohibido y La Regenta, y sin echar en saco roto que el naturalismo español es un realismo trascendido o una fase de nuestro realismo.

Cuando escribimos que La sombra  es una novela corta.

Cuando dejamos en blanco la “polifonía textual”.

Cuando no aportamos bibliografía del tema elegido.

Cuando la experiencia no nos ha sevido para hacer un buen ejercicio, hacemos fe de la idea de B. Shaw: “lo único que se aprende de la experiencia es que no se aprende nada de la experiencia”. Hay que demostrar al dramaturgo que no es así.

Cuando escribimos los años con punto (no es 1.881 sino 1881).

Cuando escribimos los meses del año con mayúscula (salvo a principio de una oración o después de punto).

Cuando ponemos punto en un título.

Cuando en la portada ponemos 2014., en vez de 2014

Cuando escribimos que La Fontana de Oro es una novela realista hay que decir por qué. No vale decir es “que una profesora universitaria”…, y que figura en algún manual (hay diferencias entre manuales). Hagámonos la pregunta: ¿he leído la novela, por qué no preguntas a esa profesora si la ha leído y que te explique por qué atestigua eso? ¿Por qué no escribir que las dos novelas históricas galdosianas La Fontana de Oro (1870) y El Audaz (1871)  le conducen a Los episodidos nacionales-historia novelesca-, y después al presente, a esa realidad contemporánea que conforman Rosalía, Doña Perfecta, Gloria, Marianela  y La familia de León Roch?

Cuando no engarzamos lo histórico con la realidad contemporánea…

Cuando escribimos VVAA y no VV.AA.

Cuando escribimos 60 ó 70 por 60 o 70 (no es normal tildar un elemento átono).

Cuando cometemos faltas de ortografía con reiteración.

Cuando citamos un párrafo y solo ponemos el autor pero no de dónde se ha extraído.

Cuando no aparecen citas a pie de página en una Programación, como si fuéramos los creadores de lo que escribimos; y lo que hacemos es copiar, copiar y copiar.

Cuando citas el Diccionario de dudas de hace quince años, y no el actual-2011- con las normas nuevas de la Academia.

Cuando no citas el Dicionario panhispánico de dudas

Cuando citas el libro de estilo del diario El País de hace veinte años, y no la última de mayo 2014 con las nuevas normas de la Academia.

Cuando obvias citar libros de ténicas de análisis y comentario de textos.

Cuando no recuerdas cómo  aplicar la didáctica de un texto.

Cuando exiges a los demás lo que no te exiges.

Cuando no innovas, no creas ante un tema. Recuerda el “Sé tú” de Píndaro.

Cuando después de puntos suspensivos pones minúscula; si quieres ponerla pon una coma después  …,

Sé humilde y reconoce tus errores.

Y, por favor, no nos apabulles con tus supuestas “Matrículas de Honor”. Estas hay que demostrarlas en las pruebas.

Y, sin duda, reclama; es un derecho. Denuncia si te han maltratado de palabra. Nos debemos respeto, tolerancia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s