La reina en el palacio de las corrientes de aire.Millenium 3

Al terninar el segundo tomo de Millenium no tenía ganas de proseguir con la lectura. De tanto sobresalto, el corazón y la mente exigían remanso. No soy un lector mecánico en expresión de la novelista Edith Wharton. Pronto abandoné la idea. Después de una breve visita a mi madre por sus lúcidos 99 años, me zambullí en las 854 páginas de Millenium 3 con el recuerdo de la ciudad en la que viví. Son tantas las veces  que sale que su nombre no constituye lo primordial, ya que es aquí en donde se desarrollan las aciciones capitales.

Me mantengo en lo que escribí anteriormente, que con el primer tomo hubiera bastado; la lentitud de las descripciones se hacen pesadas, solo te pemanece en vilo el qué les esperan a los personajes primordiales. Tanto interrogatorio inane solo conduce a la pérdida de ese estilo brillante con que nos deleitó con la primera parte.

El narrador se esmera en lo estilístico cuando aborda los personajes fundamentales Mikael-Erica-Lisbert; e incluso con el personaje inesperado Mónica Figuerola; hay como un cierto mimo, sobre todo con el periodista.  En las 200 últimas páginas retoma  la brillantez del tomo primero con un lenguaje más cuidado, tal vez para que los hechos contados atraigan más a los lectores, y a fe que lo consigue con la tríada de personajes con que comenzó y la aparición amorosa de Mónica. Es la amistad lo que triunfa; es lo que permanece. Me viene a la memoria el dístico de E. Brontë: “Love is like the wild rose briar / friendship, like the holly tree.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s