Ayer me llamaste

Ayer me llamaste.

Oí tu voz cercana,

a pesar de la lejanía.

Has recuperado

lo que nunca debiste perder.

Tu última expresión me

inundó de una alegría inmensa,

me estremecí, hacía tanto tiempo…,

ni en sueños la esperaba,

la guardaré en mi memoria.

Es mejor que sea silente

a modo de esperanza viviente

para que la palabra sea verdad.

Atrás quedó la mentira, la traición,

la desolación.

Ayer, la palabra ebria,

verdadera, en todo su esplendor,

 en su dicha, en algo más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s