Cartas de la monja portuguesa

Hace ya algunos años cayó en mis manos las cinco cartas de una monja del convento de Beja en el Alentejo de Portugal. Ahora, de nuevo, con motivo de un próximo debate en clase de la Universidad, han reverdecido. Las ideas que me vinieron, entonces, se agolpan otra vez. La principal: cuando nos visita el amor hay que servirlo, de lo contrario andaremos cojitrancos. E inmediatamente: ¿podemos exigir a la otra persona la misma entrega? ¿Por qué el que está más enamorado quiere arrebatar al otro el mejor tú? ¿Qué derecho tenemos? ¿Por qué al final Sor Mariana se ensaña de forma despiadada? (“Si algún azar os devuelve a este país, os anuncio que os entregaré a la venganza de mi familia“). ¿Cómo una monja puede tener semejantes pensamientos? Me refiero, lógicamente, a lo de ´os entregaré a la venganza de mi familia´. ¿Pero, qué cristianismo es ese? ¿No nos enseñaron que hay que ofrecer la otra mejilla?

Si repasamos la literatura y los periódicos, recordaremos que nadie está exento de esa visita, y si nos hacemos caso, los escritos y  las noticias han dado buena cuenta, incluso, de los que un día se consagraron a Dios; han dejado atrás ese voto y se han entregado con pasión, y, sin duda, han proseguido con sus ideas cristianas, precisamente, por eso, por ser los hijos libres de Dios, y en la elección se han decantado por lo más grande que tenemos después de la libertad. Por tanto un aplauso a Sor Mariana, una mujer excepcional. Una mujer apasionada cabe siempre, y, sobre todo, como es el caso, si nos descubre la escasa capacidad o el egoísmo del ser amado (“¡Cuánto cuesta decidirse a sospechar de la buen fe de aquellos a quienes uno ama!”, pensamiento que ya podemos leer en la segunda carta).

Qué más da que estas cartas hayan sido escritas por Sor Mariana o por otra persona. Para mí eso no tiene importancia. Lo primordial es si nos sirve, hoy, para nuestra formación, no solo estilísticamente, como arte de la palabra.

Y una pasión amorosa, en un tiempo en que las apariencias predominan, siempre será bien recibida. Pero hasta tal punto de ¿ “estoy decidida a adoraros durante toda mi vida y a no ver nunca a nadie más“? La monja ya en la primera carta, se desnuda totalmente: “SI ME FUERA POSIBLE SALIR DE ESTE DESGRACIADO CLAUSTRO, NO ESPERARÍA EN PORTUGAL EL EFECTO DE VUESTRAS PROMESAS. SIN NINGÚN COMEDIMIENTO IRÍA A BUSCAROS, OS SEGUIRÍA EN TODAS PARTES DEL MUNDO“. Sinceramente, ¿no nos gustaría que alguien nos lo dijera? Libertad, amor sentimientos, he ahí un pozo inagotable en el ser humano. ¿Entonces por qué lo ocultamos? ¿Por qué no lo venteamos, como lo hace la monja, que lo sepa todo el mundo, que no haya misterio, que nos sintamos orgullosos de nuestra querencia. aunque esta , a veces, se muestre esquiva?

¿Es contradictorio el pensamiento de una persona que nos ha dicho que ha amado hasta lo máximo con  “pero ya no quiero nada de vos y soy una loca por repetir estas cosas tan a menudo”?

La última frase de las cartas  es un aldabonazo a nuestras conciencias: “¿Acaso estoy obligada a daros cuenta de todos mis sentimientos?

Un pensamiento en “Cartas de la monja portuguesa

  1. Claro que sería maravilloso escuchar esas palabras de la boca de alguien, claro que duele querer a alguien con mucha fuerza y no ser igualmente correspondido. Las cartas de una monja portuguesa son algo que, en mi opinión, a todos se nos ha pasado por la cabeza en algún momento: te quiero pero quiero venganza o… eres más que mi vida pero quiero seguir sufriendo por tí, sin tí. Del dolor salen siempre los mejores poemas; a veces es mejor que la compañía: te acostumbras a el y vivir sin él es impordonable… o necesario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s